Cirugía capilar

PDF Imprimir E-Mail
Existen diversos métodos para combatir la calvicie. Según la fuente que se consulte, muchos de esos métodos dicen combatirla, pero no consiguen los resultados esperados o consiguen un resultado muy poco estético. Algunos de esos métodos son: el masaje capilar, el “punch” o pelo de muñeca, cabellos artificiales y colgajos o vinchas capilares. Naturalmente, cada una de estas técnicas es defendida por quienes la emplean. Sin embargo, algunos de estos métodos han sido reemplazados definitivamente por técnicas más modernas. Tal el caso del “punch” (denominado “pelo de muñeca” debido a sus deficientes resultados), una de las técnicas más antiguas de transplante, originada en 1955 por Norman Orentreich, que consistían en el implante de grandes injertos (20 a 30 cabellos) con mucha distancia entre ellos, lo que resultaba un implante fácilmente detectable y antinatural. En la década del ’80 está técnica comenzó a ser reemplazada por mini y micro injertos, que convertían el transplante en un procedimiento mucho más complejo, ya que en vez de la poca cantidad de cabello implantada en las cirugías anteriores, se comenzó a implantar de a cientos de injertos. Diez años después, los mini y micro injertos evolucionaron en el microtransplante pelo por pelo, la técnica más difundida hoy en día, que permite en una sola sesión ambulatoria de 3 a 4 horas, el implante de unidades foliculares del paciente extraída de la parte posterior o lateral de la cabeza. El paciente puede reincorporarse a sus tareas un día después de la cirugía, y los resultados definitivos los verá entre 6 y 26 semanas después, una vez que crezca el cabello.
                                                 
                            

Además de este procedimiento, las clínicas especializadas en el tratamiento capilar suelen combinar el microtransplante con un tratamiento médico del cabello, para detener su caída. Este tratamiento médico, que consiste por lo general en la aplicación mesoterapéutica de medicamentos y sustancias humectantes y regeneradoras, puede tomarse como un tratamiento independiente del microtransplante. El paciente con cabello débil y quebradizo cuyo estado no requiere aún de un microtransplante, previa consulta con el profesional, quien le indicará el mejor tratamiento para su estado, puede optar por la mesoterapia, un tratamiento muy efectivo a la hora de detener la caída del cabello.

Cirugía capilar en Argentina

Cirugía capilar en Colombia

Cirugía capilar en México